En ocasiones nos fijamos más en temas de decoración puntuales, como puedan ser el color de las cortinas o el tipo de muebles, y dejamos a un lado aspectos tan importantes en el conjunto, como es el caso de la iluminación.  Dejar este ítem de lado puede ser un error garrafal, pues una mala iluminación hará que tus espacios sean menos acogedores.

iluminacion-salones-1

En esta ocasión te acercamos algunos consejos que deberías tener en cuenta si quieres que tu salón esté correctamente iluminado, tanto de día como de noche.

Potencia la luz natural

La luz natural es imprescindible. Nos referimos a la luz que entra por nuestras ventanas, esa que conseguirá que se vea mucho más acogedores tus espacios durante el día, además de más amplios. Sí, la luz natural consigue que los espacios más pequeños parezcan un poquito más grandes. Además, cuanta más luz natural tengamos, menos luz eléctrica gastaremos durante el día. En este punto, lo ideal es apostar por ventanas lo más grande posibles, que permitan pasar mucha la luz y sin problemas. Además, apuesta por colores neutros y claros en las paredes, pues esto logrará potenciarla. Por último, un consejo interesante, intenta no colocar objetos de decoración y demás cerca de las ventanas, la luz circulará muchísimo mejor.

iluminacion-salones-2 iluminacion-salones-3

Una luz general correcta

Es evidente que no vamos a tener luz todo el día. Es ahí donde aparece la necesidad de contar con luz artificial, en otras palabras, las lámparas y demás productos de iluminación. La luz general tiene como objetivo permitir que se vea, por tanto, hay que estudiarla bien. Si tu salón es pequeño, no hay mucho problema, un único punto de luz con suficiente potencia bastará. No obstante, si tu salón es grande, quizá necesites pensar los puntos de luz por zona. Otra opción es colocar en el centro de la habitación apliques móviles y dirigibles que puedan enfocarse en distintas direcciones para que lleguen a todo el espacio.

iluminacion-salones-4 iluminacion-salones-5

Downlight o lámparas colgantes

Cuestión de gustos. Es cierto que una luz empotrada es mucho más sutil. Su colocación empotrada hace que los techos se presenten más despejados y libres, y quizá esto, durante el día, ayude a la circulación de la luz. No obstante, las lámparas colgantes aportan un valor estético indiscutible. Pueden considerarse como elementos decorativos y, por lo tanto, encontrarás infinidad de modelos para complementar el estilo de tu salón.

iluminacion-salones-6 iluminacion-salones-7

Lámparas de pie para una luz ambiente

La luz ambiente es muy interesante en determinados puntos del salón. Ten en cuenta que la luz general, en ocasiones, puede ser demasiada. Si buscas un efecto más cálido y acogedor en momentos concretos, como cuando vienen amigos y la idea es sentarse a charlar en el sofá, quizá te sea más interesante añadir al conjunto elementos como las lámparas de pie. Pueden colocarse cerca del sofá y muchas de ellas cuentan con regulador de intensidad.

iluminacion-salones-9 iluminacion-salones-10

Iluminación directa para actividades concretas

En este caso hay que hablar de la luz que vamos a necesitar en actividades concretas, como pueda ser la lectura. La iluminación directa intenta dar intensidad a ciertas zonas de manera aislada. Así, ese rincón en el que te sientas para disfrutar de un buen libro puede quedar perfectamente iluminado con una lámpara de mesa o de pie.

iluminacion-salones-12 iluminacion-salones-13

Asimismo, esta luz directa también puede servirte para dar protagonismo a ciertos elementos de tu salón, como una obra de arte, una vitrina o cualquier mueble con fotos y recuerdos.

Esto es un concejo de Electrón. Todo lo que necesitas en iluminación lo encontras en nuestro exclusivo salón de ventas.